28 de abril de 2009

PUERCOFOBIA



Por: Nunú Lozone

Después de la crisis viene la calma... pues no queridos lectores, esta vez los dichos de las abuelas han sido infieles a la realidad. Hace unos meses nos atacaba la crisis y cuando la cosa parecía haberse apaciguado un poco, la naturaleza se nos revela y la influenza porcina, una mutación de este virus, llega sin decir ‘agua va”.

Por este motivo la corresponsal defeña de Cannibal Twist, osease una servidora, les escribe antes de que la epidemia la alcance, pero no se preocupen, hasta ahora no se ha sabido de ningún caso de transmisión cibernética, así que pueden estar tranquilos de leer este texto hasta nuevo aviso.

Los euroasiáticos cerdos, puercos, marranos, cochipuercos ó como les llamen en su pueblo, son los méndigos culpables de esta gripe que se mutó de la aviar y llegó al homo sapiens actuando con alevosía y ventaja sobre la raza. Lo que queda clarísimo es que la naturaleza es nuestra mejor amiga pero también nuestra peor enemiga, pero, ¿qué hemos hecho nosotros por ella? solo destruirla... basura, contaminación, tala inmoderada, extinción, tráfico de animales y un largo etc.

Es por eso que ahora cobra venganza y le quita al ser humano sin oportunidad de rezongar, uno de sus más grandes placeres: los tacos al pastor. Y es que aunque las autoridades han informado que se puede seguir comiendo de todo incluyendo el cerdo, los puestos de tacos están más abandonados que los huérfanos; en los mercados, los dueños de los puestos de carne de puerco se dedican a leer el periódico mientras sus ojos se tornan angustiosos y ofrecen su mercancía en atractivos precios y hasta en calidad de fiado.

Las calles del D.F. son el mismo desierto, las personas solo salen por provisiones, la mayoría con tapabocas mientras que las farmacias hacen su agosto vendiendo este artículo ahora, de primera necesidad, hasta en cuatro pesos y si la crisis de plano te tiene sobajado, en el metro los puedes encontrar en la mínima cantidad de dos pesos y sino acudir a un centro de salud donde son gratuitos pero por el momento están agotados.

Tan grave esta la cosa que hasta el pendejo que atiende la tienda de la esquina de mi casa y que aprovecha cualquier ocasión para abordarme, ahora ni la mano me extendió y es que algunas de las medidas de prevención es no saludar de mano, ni de beso, lavarse las manos antes y después de ir al baño y después de salir a la calle, no asistir a lugares concurridos como: cines, teatros, conciertos, iglesias, antros, bares, estadios y todos los que sean lugares de esparcimiento.

Esto sí nos da en la madre, sobretodo a los cinéfilos, a los pamboleros, a los que les gusta el bailongo y la chela, a los amantes de la música y a los fieles –de la iglesia, los otros ya no existen-, que ahora tendrán que recibir la hostia en la mano, no podrán dar el saludo de paz y tendrán que oir la misa en la radio, como lo indicó hoy mismo la Iglesia. Así es canibbalísticos creyentes, no podrán ir a la casa del señor hasta nuevo aviso, es más, los que han fallecido por este virus se les han dado los santos óleos desde dos metros y medio de distancia para evitar el contagio a sacerdotes, de hecho ya es noticia que algunos acólitos y alcohólicos han fallecido por el abuso de vino que han robado de las iglesias mientras los padres visitan los hospitales.

Cuando el gato no está los ratones hacen fiesta y prueba de ello es que la suspensión de clases lejos de preocuparles a los estudiantes, la gozan de lo lindo, los de secundaria y preparatoria se van de fiesta, se toman su segunda sesión de vacaciones de semana santa, atrasan la realización de sus tareas, mientras que los de kinder y guardería no entienden qué está pasando y sus madres se vuelven locas al tener que estar recluidas en sus casas.

Los partidos de fútbol han sido a puerta cerrada, los cines y plazas comerciales están cerrados, en los aeropuertos se toma la temperatura a los mexicanos que salen del país para evitar introducir el virus, se anunció también que en dado caso de que algún sujeto resulte sospechoso después de tomarle la temperatura y esta no sea alta, se le tomara por el recto.

Los síntomas de la influenza porcina son fiebre alta, dificultad para respirar, vó́mito ó diarrea persistentes, aumento de la frecuencia respiratoria, trastornos del estado de conciencia, si usted presenta alguno de estos síntomas y no se les ha detectado este virus, póngase en contacto con los especialistas de nuestro blog para ser atendidos y si vives en el D.F. ó San Luis Potosí mantén la calma, ventila tu casa, reza tres padres nuestros y un ave maría y de ser posible rompe el pinche cochinito de tu hermano menor, hijo, amante ó vecino y corre a comprar el primer boleto de autobús, el destino no importa, es preferible morir de angustia que de influenza porcina.


Notas de aliento del Presidente de la República:

Han muerto 80 personas.... pero han dado de alta a 921.
El virus es curable..... si se atiende a tiempo.
Tenemos la medicina que se necesita para atacar el virus... aunque hasta ahora no hay ninguna vacuna.
Usa pañuelo cuando estornudes o tosas y sino tienes pañuelo con el antebrazo y sino tienes brazo no estornudes.
Los que compraron boletos para cine, partidos ó conciertos no los tiren... no se les reembolsarán pero si se les cambiará por otro evento.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Influenza, ¿Orwell o Juan Orol?
JENARO VILLAMIL

MEXICO, D.F., 28 de abril (apro).- Debido a las dimensiones internacionales acreditadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), las medidas de emergencia adoptadas en México y en Estados Unidos, y por la aparición de la epidemia de temor, pánico y vulnerabilidad extremas, lo ocurrido con la influenza porcina ha adquirido características dignas de 1984, la distopía más famosa del escritor inglés George Orwell.

Sin embargo, el toque mexicano al estilo Juan Orol le ha dado otras características a la epidemia. La actitud de los gobiernos federal, capitalino, mexiquense y de varios estados es digna de una mala película del famoso director de "churros" mexicanos de los años cincuenta.

Pretenden que creamos que, con tapabocas generalizados, cierres de escuelas, reclusión forzosa en los domicilios capitalinos y una ostentosa y grosera intoxicación informativa –donde son prácticamente linchados quienes cuestionen la eficacia de las medidas adoptadas desde hace cuatro días--, se resolverán la crisis de confianza y las dudas que se han generado en torno al manejo de la peor crisis sanitaria en los tiempos modernos.

Estamos ante una crisis de riesgo global y ni las bravatas de Felipe Calderón o las apariciones de Javier Lozano y las contradicciones del doctor José Angel Córdova evitarán las preguntas que no han sido respondidas hasta ahora:

1.- ¿Por qué si desde el 2 de abril las autoridades de la Secretaría de Salud confirmaron el primer caso de influenza porcina en un niño de 4 años de edad en la comunidad veracruzana de Perote, no se tomaron las medidas adecuadas?

2.- ¿Por qué si desde el 13 de abril el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) había advertido del riesgo de un nuevo virus de influenza, distinto al de la influenza aviar, no se realizaron las medidas epidemiológicas necesarias, la investigación en los laboratorios y el aislamiento indicado entre las personas que estuvieron en contacto con esos primeros pacientes?

3.- No sólo eso. El doctor José Angel Córdoba, el mismo jueves 23 de abril, en la mañana, minimizó la información que ya estaba difundiendo el periódico Reforma. En menos de 12 horas, al filo de las 11 de la noche, anunció las primeras medidas de emergencia sin responder a las preguntas básicas: ¿por qué el titular de Salud modificó el mismo día su apreciación? ¿Qué registros exactos existían sobre las personas que ya habían fallecido de esta nueva epidemia?

4.- ¿Por qué las autoridades sanitarias suspendieron las clases en todos los planteles educativos del país y aún se mantiene abierto un foco de infección, como es la fábrica de puercos de Perote, perteneciente a Granjas Carroll, subsidiaria de la empresa norteamericana Smithfield? ¿Acaso esta empresa, cuya contaminación en las aguas y en el medio ambiente de La Gloria, Veracruz, se ha acreditado no es un foco de infección? ¿A quién quieren proteger o a quién quieren engañar con este escándalo medio ambiental? La Cofepris no ha dicho nada sobre este caso documentado ya en varios medios impresos y denunciado desde hace cinco años por el ambientalista Iván Restrepo.

5.- La duda más perniciosa e incómoda de todas: ¿por qué en Estados Unidos ya se detectaron 64 casos y ninguno ha sido mortal? ¿Qué diferencia hay entre el sistema sanitario y de emergencia de nuestro vecino y el nuestro? ¿Por qué se murieron los pacientes mexicanos y los que están investigándose en Costa Rica, Colombia, Brasil y Venezuela no presentan cuadros mortales como en México?

Estamos ante el encubrimiento más escandaloso de un manejo criminal de la información epidemiológica de México que ha tenido repercusiones globales. Esta es la verdadera dimensión orwelliana del caso de la influenza.

El director general de la Agencia de Vigilancia Sanitaria de Brasil, Agenor Alvares, lo dijo claro y contundente el pasado 27 de abril:

"Considero que hubo demora y, en casos como éste, la notificación no debe tardarse".

El reproche a México no podía ser más claro. Por supuesto, eso no se escuchó en las horas de transmisión de los noticieros radiofónicos y televisivos que se han dedicado a intoxicar a sus audiencias cautivas.

La dimensión más oroliana de la epidemia es el tratamiento excesivo, indiscriminatorio de los canales de televisión privados y públicos que están haciendo lo que siempre han hecho: infantilizar a las audiencias con recomendaciones incompletas, regaños absurdos y dándole voz a una serie de "voceros oficiales" que insisten en presumir una eficacia que no se vio con anterioridad.

El exceso de "información" evita la auténtica información. Es decir, la saturación mediática ya no distingue entre lo que es presunción, rumor, regaño o medida de emergencia, creando una hipersensibilidad al tema. El estado de ánimo de los capitalinos pasó de la incredulidad al pánico y a la depresión. No será difícil prever que cuando se cuenten con los elementos necesarios de información, el enojo y la ira sociales serán mucho mayores de lo que han previsto las autoridades.

No se puede infantilizar eternamente a las audiencias, mucho menos cuando se juega con su salud y con el estado de ánimo.

Por lo pronto, el impacto económico para el sector restaurantero del Distrito Federal es brutal. La Canaco-Servytur calcula en 777 millones de pesos las pérdidas acumuladas desde el viernes 24 hasta este martes 28 de abril. Y puede rebasar los mil millones de pesos sólo en la capital del país. Las agencias de turismo y las aerolíneas están en el pánico más absoluto. El destino mexicano o "la marca" México está señalada ahora a nivel internacional por un virus que, siendo atendible y curable, se ha convertido en una especie de peste negra.

Gilberto Pizarro Pineda dijo...

Gracias por el extenso comentario que fue pegado aquí tal vez de algún mail.. recuerden que no hay que creer en todo lo que se lee por internet.. pero si es bueno cuestionar ciertas cosas que pueden no tener lógica, es verdad que el df tiene más de 10 millones de habitantes, si el virus fuera así de contagioso creo que en menos de un día por lo menos hubiera habido más casos de contagio y de mortandad. Es decir realmente es tan fácil contaminarse por el puro contacto físico, en el metro es común, que te estornuden en la nuca, que te agarren una nalga, y que por lo menos te rocen un parte del cuerpo.. como para que un virus así de contaminante solo se haya presentado por un centenar de personas. Aquí está el espacio pa que le mienten la madre al cochino virus.. pero sean mas breves, son comentarios no post´s

Valenzuela dijo...

yo creo q gil dejó ese puto virus y luego se largó a Europa... qué casualidad....

Srita. Pino dijo...

YO CREO EN LA TEORÍA DE FRANCISCO!
AUTORIDADES FRANCESAS ¡DETENGAN A GIL!!